Cargando Cargando

09 Rituales de seducción urbana

  • Abre el Ojo
  • "Adult Content"
  • Número 08 - 31 de enero de 2017
Angelica Paolieri
  • Angelica Paolieri

Se dice que mirando a una persona por primera vez, la inmediata impresión que tenemos de esta es la que más se fijará en nuestra mente. Esta es tan poderosa que lo que nos diga después será menos relevante.

uccelli_del_paradiso_2

Son innumerables los estudios científicos que confirman los mecanismos que determinan nuestra capacidad de juicio intuitivo o thin slicing; un arco de tiempo calculable en dos segundos en que nuestra mente desestructura y luego construye nuevos marcos y modelos para clasificar a la persona y tener una idea de ella. Y esto con escasas informaciones y de manera totalmente inconsciente.

¿Y qué pasa cuando se usa este mecanismo tan instintivo en el arte de la seducción? ¿Cómo se porta el animal humano en el cortejo? ¿Cómo se utiliza nuestro potencial atractivo o sex appeal a la hora de despertar el deseo sexual en quien nos ve por primera vez?

El significado del potencial atractivo siempre ha sido difícil de explicar, aunque resulta bastante fácil detectarlo para nuestro cerebro. De hecho, el sex appeal va más allá de las características físicas que alguien pueda poseer; además, en la atracción sexual juegan un papel determinante otros detalles casi imperceptibles. El atractivo sexual es una cualidad que hace que te sientas fascinado por alguien, es una sentimiento poderoso y rápido.

Expertos en psicología, antropología y comunicación aseguran que el sex appeal es una cuestión que involucra el tono de voz, los movimientos corporales, el aroma, el estilo, la ropa, el porte; una combinación de muchos factores que hacen que una persona resulte sexualmente atractiva. Lo confirman los porcentajes del añejo estudio de Albert Mehrabian que, relativamente a la comunicación personal, sitúa en un 55% la importancia de la comunicación no verbal; atribuye un 38% al lenguaje paraverbal, que es todo lo que hacemos con la voz; mientras que la palabra solamente tiene el 7% de incidencia en la capacidad que tenemos para influir en los demás.

Será por eso que hay personas tan atractivas que ni siquiera necesitan hablar, porque el aura de seducción que les rodea llega mucho antes que sus palabras.

animale

Entonces saber cómo anunciar la propia presencia es el primer paso de las cinco fases del cortejo. Es una fase que puede estar dominada por una cierta ansiedad, porque hay que hacer gala de la propia identidad e imagen a través de los movimientos corporales.

Las exhibiciones de género en peinados, calzado o ropa van de lo más discreto a lo decididamente atrevido, y los sentidos que más se acentúan en esta fase son la vista y el olfato.

Analicemos entonces los pequeños rituales de nuestra especie, para marcar presencia en el hábitat urbano, ya sean fiestas, gimnasios, supermercados…

Debemos posicionarnos respecto a la moda, porque el conjunto es muy importante, aunque no hace falta ponerse la prenda del último desfile, el outfit tiene que ser adaptado a la propia figura y, además, debe ponerla en valor.

h-belstaffPara las mujeres siempre vale la regla de desvelar solo una parte del cuerpo a la vez, porque lo que más alimenta la seducción es el deseo de descubrir.

Para los hombres la camisa es una buena prenda, capaz de destacar los hombros, una parte del cuerpo altamente masculina, y combinarse con estilos tanto elegantes como más deportivos.

Los colores vivos y fuertes, los contrastes visuales en la ropa, en los accesorios y también en el maquillaje, cumplen perfectamente la función de llamar la atención y expresar personalidad.

En cuanto a los detalles, poner collares, pendientes o, para el hombre, la corbata, son gestos que circunscriben la atención a la altura de la boca y del cuello, reconocidos universalmente como zonas erógenas.

Para irradiar atractivo sexual también es importante sonreír, que igualmente atrae la atención al área de la boca y establece un contacto directo y llamativo con la mirada de la otra persona. Los movimientos y posturas corporales son igualmente incisivos, una postura recta infunde seguridad, movimientos lentos y lánguidos, además, capturan la atención.

Nunca hay que olvidar el cuidado personal básico, las manos y los pies tienen que estar cuidados y es importantísima la higiene. Vale que las feromonas están en el sudor, pero lavarse siempre es una buena idea.

Para pasar a un nivel superior, se puede elegir un buen perfume que se funda con el olor de nuestra piel, una esencia capaz de estimular el sentido del olfato del otro. El olor es uno de los sentidos con mayor capacidad de evocación, un vestigio animal que hace que la mayoría de las personas puedan conservar en su memoria las esencias y asociarlas con la persona que las utiliza.

Estos son detalles útiles para resaltar nuestra imagen y presencia, para dejar una agradable huella de deseo; unos pequeños símbolos de estilo que nos ayudan a destacar.

El estudio del lenguaje de la seducción ha empezado con un análisis de la primera de las cinco fases del cortejo, donde se llama la atención, en la que se anuncia la propia presencia física y la voluntad de aproximación usando las armas del lenguaje no verbal.

3pmwyw2uery-michael-hacker

En las siguientes fases del cortejo ya se empieza con el lenguaje paraverbal y verbal; en la fase dos del reconocimiento se observa cómo responden los demás a nuestra exposición.

Si la respuesta es positiva, se pasa a la fase tres de la comunicación verbal, y en la fase cuatro, que es la del contacto físico, es donde se va más allá de la lógica de las palabras. Y por fin, si el cortejo prospera, se pasa al contacto sexual en la fase cinco. Aunque se sigue estudiando la raíz del sex appeal, no se puede negar que es más bien una actitud mental, no es solamente algo físico; el sex appeal está completamente vinculado a las personas que se creen irresistibles y, en función de ello, actúan de determinada manera.

Si bien es difícil comprender la substancia de esta fuerza de atracción, sabemos que la autoconfianza y la coquetería son sexys universalmente. No obstante, según el género, los consejos y trucos empiezan a diferir, pero lo que es cierto es que se debe proyectar sensualidad, seguridad y confianza.

No importa la ocasión para aumentar el atractivo sexual, la propia comodidad y la autoconfianza tienen que ser la prioridad, porque simplemente quien se siente sexy es percibido como tal. Por lo tanto, el lenguaje de la seducción, aunque para muchos es un universo comunicativo desconocido, es capaz de detallar los signos, señales e indicaciones, documentando los rituales de cortejo que se observan en ascensores, el metro o el lugar de trabajo. Sugiere modos de mirar, maneras de leer los ojos a quienes están al otro lado de la sala y el modo de sentarse, de estar de pie, de posar, de caminar, de vestirse y de tomar una copa.

Así que habrá que estar atentos a las señales...

Autora: Angelica Paolieri

Suscríbete al Newsletter

Demuestra que no eres un robot.

Responsable: Istituto Europeo Di Design, S.L. B-80813959

Finalidad: La información recopilada en el sitio web únicamente será utilizada para las siguientes finalidades:

Tipo de información que recopilamos (Legitimación):

Recopilaremos los datos que se indican en el formulario, dicha información es necesaria para realizar las finalidades que se describen en el anterior apartado.

Destinatarios de tus datos:

Te informamos que a tu información accede el Istituto Europeo di Design, S.L. y las entidades del Grupo IED.

Derechos:

Tienes derecho a acceder, rectificar, cancelar y a oponerse a aquellos tratamientos que no desees, comunicándolo a: baja@madrid.ied.es, o cancelando tu suscripción desde los newsletters del IED

Si necesitas más información puedes consultarla aquí