Cargando Cargando

07 Elogio de la sombra (y la luz)

  • Abre el Ojo
  • "El lado oscuro del diseño"
  • Número 06 - 18 de julio de 2016
Íñigo de Amescua
  • Íñigo de Amescua

Una historia sobre fotografía japonesa, DIY, protestas sociales, fotocopias (muchas fotocopias), perros callejeros (muchos perros callejeros), oscuridad y habitaciones de hotel con mujeres fumando.

1 Portada

Daido-Moriyama_provoke-no2_1969_printed-2012_1(1)

Hace mucho calor. Sol pesado y bárbaro de verano castellano. Martillazo. Más aún en la caravana encallada en mitad de las vides donde vive mi amigo Carlos. Cotilleo los libros sobre el altillo: Elogio de la sombra - Junichiro Tanizaki, pone en uno de los lomos. Y leo esto:

“En Occidente, el más poderoso aliado de la belleza fue siempre la luz; en la estética tradicional japonesa lo esencial está en captar el enigma de la sombra. Lo bello no es una sustancia en sí sino un juego de claroscuros producido por la yuxtaposición de las diferentes sustancias que va formando el juego sutil de las modulaciones de la sombra”.

Directo a la cabeza. Justo esa sensación extraña que se tiene cuando estás dando vueltas a algo y encuentras la “clave”. Sin querer. En medio de unas vides. En la caravana en ebullición de un amigo, torrada por un sol que no te deja ni abrir los ojos: la sombra.

2 La introducción que nadie lee

Japón. El oriente del Oriente. Finales de los años 60. Turbulencia política, manifestaciones de estudiantes en las calles en contra de las políticas neoliberales de su gobierno y de los atropellos de las grandes multinacionales, tensión, peleas… las primeras generaciones de la post-guerra mundial que tanto afectó al país se rebelan y luchan contra sí mismos y contra la sociedad tradicional para encontrar su propia explicación. Devastación nuclear, desarrollo tecnológico, bases militares americanas, Coca-Cola… Los terremotos. Justo cuando pasan las cosas más interesantes. Incluso las discusiones sobre la imagen y los intentos de crear un lenguaje nuevo. Un nuevo mundo, un nuevo país, una nueva concepción de la vida.

provoke_cover_1174084De ahí nace Provoke (Purovōku) con el subtítulo Shiso no tame no chohatsuteki shiryo (Materiales provocadoress para el pensamiento). Una revista. Una idea. Una revolución para el modo en que entendemos la fotografía y la vida enraizada en la tradición dadaísta, la generación beat, el rock and roll y una idea principal, que también tendría su reflejo en el nuevo periodismo escrito norteamericano de Wolfe, Hunter S. Thompson, Herr… LO IMPORTANTE ES LA PERSONA TRAS LA CÁMARA. No es la cámara. La cámara no hace buenas fotografías, igual que una guitarra no hace buenas canciones.

Una nueva subjetividad que en lo fotográfico nace de la obra de William Klein, Ed van der Elsken o Robert Frank, pero que lleva esos supuestos hasta sus máximas consecuencias.

Un maravilloso grupo proto-punk formado por Takuma Nakahira (editor de revistas y poeta que se pasa a la fotografía apadrinado por Shōmei Tōmatsu), Yutaka Takanashi (fotógrafo), Kōji Taki (crítico de arte) y el poeta Takahiko Okada. A ellos se añadiría, más tarde, la enorme sacudida de Daido Moriyama (que publicó un poco más tarde un libro con el título Adiós a la fotografía) y otros que participaron de la revolución de una forma u otra como el muy influyente y conocido Nobuyoshi Araki.

Imágenes que encajan con las canciones que Bob Dylan comenzaba a lanzar al mundo para liberarnos la cabeza (escucha Ballad Of A Thin Man), tal y como Elvis nos había liberado antes las caderas -como dijo John Lennon. El mundo de Fellini en el Tokyo post-nuclear con rayos en los ojos y dentro de unos faros gigantes.

 

3 ¿Alguien puede decirme qué está pasando aquí?

shomei tomatsu_237

 

Había una realidad fuera a la que nadie se atrevía a mirar. Un mundo de oscuridad, callejuelas, prostitutas, bares, devastación, caos, deformidades causadas por las bombas nucleares… y también un mundo interior al que la mayoría de los fotógrafos japoneses, la mayoría de las personas, no se atrevía a mirar. Era tiempo de crear un nuevo lenguaje fotográfico que trascendiera los límites prefijados por la palabra escrita y los fotodocumentalistas de la época: conceptualismo sobre realismo. Tu visión personal ante la visión externa. La fotografía como herramienta subversiva y filosófica. El fotógrafo como chamán, como poeta-médium que trata de revelar lo desconocido: are-bure-boke (crudo, borroso y desenfocado).

Provoke es una expresión de esa transformación política y social a través de nuevos modos de usar la fotografía como forma de protesta; para expresar, incluso para inspirar, ese cambio tan fundamental. Una de las revoluciones tenía que ver con el campo de lo visual. Veían estas imágenes como parte de la estrategia de los medios de comunicación de masas para promover una sociedad cada vez más consumista. Y pensaban que estos medios habían perdido toda relación con la realidad, limitándose a representar una realidad virtual. Cartier-Bresson hablaba del momento decisivo como una precisa organización. Cartier-Bresson era un jardinero clásico creando una sinfonía perfecta. Moriyama, en cambio, es el caos y la emoción. Cartier-Bresson era The Beatles. Moriyama, The Clash. O, más bien, The Clash, y también The Dead Kennedy’s, The Vibrators o The Stranglers, sin saberlo, fueron Moriyama; London Calling incluido. Rastros de Carmín, de Greil Marcus es una especie de biblia de lectura obligatoria en estos casos.

4 Realidad y Xerox

Taki-YOsuke_174083

Definir tu identidad desde cero, desde dentro. Puñetazo al autofoco, a la fiebre consumista de las revistas de tecnología y a hablar de cámaras…

En 1968, vaya año, se funda Provoke. La fotografía como pura expresión, no como documentación. El lado oscuro: velocidad, atmósferas y desorientación. Su objetivo: “Rebatir la narrativa estereotipada y examinar las relaciones entre fotografía y lenguaje”. Nuevas narrativas que no respetaban el tiempo ni el espacio que partieron del trabajo de otros fotógrafos como Ken Domon (el primero que fotografió Hiroshima) y de los miembros de la cooperativa VIVO (Shōmei Tōmatsu, Eikoh Hosoe, Kikuji Kawada, Ikko Narahara, Akira Satō y Akira Tanno), que intentaban vender sus trabajos en contra del humanismo impersonal americano de la época y fundamentados en la visión personal de cada uno de sus miembros.

Takuma-Nakahira-Gen_79Los viejos se volvían locos. Más aún contando con que sus métodos de impresión no eran precisamente lo que llaman hoy día “calidad de galería de arte”… sino fotocopias Xerox grapadas en algunos casos y vendidas por los propios fotógrafos durante exposiciones que duraban solamente horas… Hazlo tú mismo. Punk y foto-libro. Medios de producción y distribución nuevos. Y maneras de editar completamente nuevas, que se reflejaban en un diseño gráfico innovador, imágenes en secuencia a sangre, combinaciones de texto e imágenes (una de las influencias del mencionado Klein) y el juego entre materiales elegidos por su escaso coste, formatos inusuales y maneras de representar las fotografías. Como Nakihira escribió: “Provoke ha dado la vuelta a la idea de que una imagen es algo inútil y evidente por sí misma que prueba que un árbol es un árbol. Al contrario, ha presentado imágenes que crean confusión sobre los significados fijados de la verosimilitud”. En 1970, tras 3 números con tiradas de solo 1.000 ejemplares, que hoy valen oro, el colectivo se deshace con la publicación de su cuarto libro con el título de: “Primero abandona el mundo de la falsa realidad: Pensamientos sobre fotografía y lenguaje” o “Antes que nada, abandona el mundo de la certeza”.

 

Autor: Íñigo de Amescua

5 Lista de reproducción: Are Buke Boke

Lista de reproducción: Are Buke Boke

Suscríbete al Newsletter

Demuestra que no eres un robot.

Responsable: Istituto Europeo Di Design, S.L. B-80813959

Finalidad: La información recopilada en el sitio web únicamente será utilizada para las siguientes finalidades:

Tipo de información que recopilamos (Legitimación):

Recopilaremos los datos que se indican en el formulario, dicha información es necesaria para realizar las finalidades que se describen en el anterior apartado.

Destinatarios de tus datos:

Te informamos que a tu información accede el Istituto Europeo di Design, S.L. y las entidades del Grupo IED.

Derechos:

Tienes derecho a acceder, rectificar, cancelar y a oponerse a aquellos tratamientos que no desees, comunicándolo a: baja@madrid.ied.es, o cancelando tu suscripción desde los newsletters del IED

Si necesitas más información puedes consultarla aquí