Cargando Cargando

09 Bienal de Venecia: arquitectura cercana

  • Abre el Ojo
  • "El lado oscuro del diseño"
  • Número 06 - 18 de julio de 2016
Dario Assante y Pedro Medina
  • Dario Assante y Pedro Medina

La 15th International Architecture Exhibition “Reporting from the Front”, sin duda, nos ha dejado a todos la idea de que hoy existe una arquitectura que entra en el mundo, se apropia de él, de forma cercana, comprensible, porque la tenemos al lado, percibimos sus objetivos, sus funciones.

Y tenemos esa sensación a pesar de que Alejandro Aravena, el director de esta edición y reciente premio Pritzker, ha planteado una bienal ambiciosa, donde se atreve a pensar los límites de una disciplina. Igual que Foucault recordaba de Nerval y de sus grandes coetáneos Bataille y Blanchot en relación con la literatura, esta bienal solamente podría estar en el corazón de la arquitectura manteniéndose indefinidamente en su límite.

Por ello, no vamos a aportar más análisis pormenorizados o guías a la Biennale –nos permitimos únicamente aconsejaros la realizada por Artecontexto–, sino que vamos a sacar algunas conclusiones generales y a mostrar aspectos que en la mayoría de las reseñas han pasado desapercibidos; una cara oculta que nos remite temas tratados últimamente por Abre el Ojo. Todo ello sirve de preámbulo a la entrevista a Carlos Quintáns, uno de los comisarios del premiado pabellón de España, que ha recibido el León de Oro.

NationalPavillions

IR_Arsenale1

Pero centrándonos en el planteamiento teórico de Aravena, nada más entrar en el Arsenale nos topamos con toda una declaración: “nuestra propuesta comisarial es doble: por una parte, querríamos ampliar la gama de las cuestiones para las que esperamos que la arquitectura suministre respuestas, añadiendo a las dimensiones artísticas y culturales que ya pertenecen a nuestro ámbito, las sociales, políticas, económicas y ambientales.

IR_Arsenale2Por otra, querríamos indicar un hecho: la arquitectura está llamada a responder a más de una dimensión a la vez, integrando más sectores, en vez de elegir uno u otro”. Y afronta este objetivo bajo principios inspirados por la fotografía que Bruce Chatwin hizo a la arqueóloga Maria Reiche y que sirve de imagen para esta Biennale: “contra la escasez de medios: la inventiva” y “contra la abundancia: la pertinencia”.

Estas premisas acompañan otras que dan lugar a una investigación realmente prodigiosa, que no está al servicio del discurso académico, sino al de esa “cercanía” que elogiábamos al inicio.

Esta idea retoma algo fundamental: el impacto directo que la arquitectura tiene en la sociedad, en las comunidades, en las personas.

En este sentido, se ha de reconocer el gran salto que propone Aravena al acercar la comprensión del proyecto a un público de no expertos, ajenos a los planos técnicos, a las plantas y secciones, a los detalles constructivos y a los dibujos en dos dimensiones.

Esto es evidente desde el mismo proceso, explicando todos los pasos y las decisiones que se han tomado para que, desde el pladur reciclado y los miles de perfiles en aluminio reutilizados procedentes de la anterior Biennale, podamos entender forma, materia y funciones de los muchos interesantes proyectos presentados en los espacios del Arsenale y los Giardini.


Los modos expositivos son sutiles y eficaces: tocan a la vez la tecla de la percepción visual y matérica. Esto permite comunicar conceptos e ideas de una forma sustancial y directa como en el caso de las muestras de diferentes acabados en los hormigones que presentan Wang Shu y Lu Wenyu de Amateur Architecture en sus proyectos en Fuyang (China).

O los diferentes sistemas de entramados de materiales que utilizan Anupama Kundoo Architects en Auroville (India), generando inesperadas combinaciones entre deshechos, resinas, yesos y morteros de colores. También hay quien ha optado por la sensibilidad de artistas para sugerir algo que a veces ni una maqueta puede expresar. Es el caso de Peter Zumthor, quien se encomendó a una cromática instalación de tejidos de Christina Kim para mostrar el proyecto para el Los Angeles County Museum of Art.

Este esfuerzo de acercamiento perceptivo también nos predispone a entender mejor los espacios habitables y construidos que nos rodean, una especie de educación a los valores de la arquitectura bien explicados en los manifiestos que acompañan la exposición: “la arquitectura consiste en ocuparse de dar forma a los lugares que habitamos”.

 

IMG_1583

Estas nuevas formas de mostrar para activar nuevos modos de hacer es lo principal que queríamos destacar, pero vamos a hacer dos pequeñas menciones a dos Proyectos especiales que este año acompañaban a los pabellones nacionales en el Arsenale. El primero de ellos como guiño y continuación del nº 5 de Abre el Ojo: “Clones”.

A world of fragile parts rompe una lanza en favor de la copia, al contrario de la habitual reivindicación del original, como posibilidad de conservación frente a la destrucción de obras Patrimonio de la Humanidad. Brendan Cormier, el comisario de esta exposición que tiene su origen en el Victoria&Albert Museum de Londres, llama la atención sobre los yesos que durante décadas acercaron la cultura a personas que no podían viajar para conocer varias de las maravillas arqueológicas desperdigadas por el mundo. Hoy en día podemos ir más allá gracias a tecnologías que nos permiten escanear y reproducir cualquier objeto, preservando la memoria de nuestro patrimonio cultural.

Ya planteamos en el número anterior las sutiles diferencias entre copia, imitación, versión, facsímil, plagio o réplica. En este caso, se acude al conocido texto de Walter Benjamin para hacernos entender que, en realidad, vivimos en una época de “reproductibilidad técnica” desde hace mucho tiempo, extendiendo incluso prácticas renacentistas como las copias de los propios originales que realizaban los estudios de los pintores. Al respecto, lo interesante es constatar que el valor de la copia existe solamente en relación con el original, incluso si ese original ha sido físicamente destruido, remitiendo cada copia a la acción que la crea. Y con ello, ya no estamos hablando de valor o aura, sino de conservación y, una vez más, de cercanía.

 

rodrigo-sheward-3

El otro proyecto especial que queremos recordar es Report from cities: conflicts of an urban age, una interesante recopilación de datos a considerar para poder afrontar las alarmantes consecuencias del crecimiento desmesurado de muchas megalópolis entre 1990 y 2015, en una línea de continuidad de la Biennale de 2006, también comisariada por Richard Burdett.

De la información suministrada acerca de este proceso de concentración de la población en ciudades, se extrae una imagen monstruosa de megalópolis que crecen a un ritmo desmerurado. Aun así, Burdett sigue manteniendo que “gestionada correctamente la urbanización tiene un efecto civilizador y humanizante”. En efecto, la planificación puede garantizar recursos y condiciones de vida dignas, aunque muchas de estas ciudades crecen de manera informal, lo que puede llevar a la erosión del espacio público. De nuevo, nos movemos en una escala macro, aunque lo que acaba importando es la gestión del entorno vital, para reflexionar sobre la relación entre arquitectura y sociedad, volviendo a reclamar para la arquitectura un espacio público de tolerancia concerniente al buen gobierno.

ReportCities

En este contexto, ¿qué modos de vida quedan obsoletos?, ¿cómo es posible habitar la ciudad sin sufrir la ruptura radical con las comunidades de partida? Para este proyecto de futuro se vuelve fundamental el conocimiento sistemático de estas urbes que han alcanzado un crecimiento desconocido y donde la masa se convierte en un agente del devenir histórico.

Sin duda, un tema sobre el que seguir discutiendo. Y a ello se dedicará Habitat III en la ONU en octubre de este año, con el objetivo de establecer una nueva visión de la ciudad en la que se torna básica una buena planificación y un buen urbanismo como elementos cardinales de la Nueva Agenda Urbana, que debería conducirnos a la promoción de ciudades de mayor densidad, a la reducción de la expansión incontrolada, la prioridad de la calidad del espacio público, la reducción de la dependencia del automóvil privado y a proyectar ciudades como ambientes sociales integrados para promover la inclusión. En definitiva, el desafío proyectual consiste en dar pasos hacia un “desarrollo urbano sostenible”.

Quedémonos pues con esa noble labor de la arquitectura como “dar forma a los lugares que habitamos”, percibidos ahora con una inusitada cercanía. En esta tarea reside su fuerza y cierta tensión utópica que aún nos hace creer en la efectiva y positiva transformación del mundo, concibiendo un futuro más allá de los corsés tradicionales de la disciplina a través de un recorrido interpretativo capaz de imaginar escenarios posibles para la acción.

Si, como decía Mies van Der Rohe, “la arquitectura es la voluntad de la época traducida a espacio”, queremos pensar que estamos ante el cambio hacia una nueva etapa, dejando atrás muchos años de vacía apología del archistar y de tantos discípulos que han replicado malas copias, invadiendo el mundo en el que vivimos.

Hay tantas cosas por hacer, pero se atisba un futuro con mucha más voluntad de transformar por y para el hombre y no únicamente para el mercado y la ciega especulación.

Más información: labiennale.

 

Autores: Dario Assante y Pedro Medina

Suscríbete al Newsletter

Demuestra que no eres un robot.

Responsable: Istituto Europeo Di Design, S.L. B-80813959

Finalidad: La información recopilada en el sitio web únicamente será utilizada para las siguientes finalidades:

Tipo de información que recopilamos (Legitimación):

Recopilaremos los datos que se indican en el formulario, dicha información es necesaria para realizar las finalidades que se describen en el anterior apartado.

Destinatarios de tus datos:

Te informamos que a tu información accede el Istituto Europeo di Design, S.L. y las entidades del Grupo IED.

Derechos:

Tienes derecho a acceder, rectificar, cancelar y a oponerse a aquellos tratamientos que no desees, comunicándolo a: baja@madrid.ied.es, o cancelando tu suscripción desde los newsletters del IED

Si necesitas más información puedes consultarla aquí