Cargando Cargando

07 Parecidos razonables ¿coincidencia o plagio?

  • Abre el Ojo
  • "Clones"
  • Número 05 - 25 de mayo de 2016
Marta Abella
  • Marta Abella

En la música, como en cualquier otro tipo de arte, la inspiración siempre está presente a la hora de crear una obra nueva o un estilo propio. Todos los autores hablan de sus influencias y esas fuentes de inspiración afloran de un modo u otro en las nuevas composiciones.

Todos sabemos que hay estilos que son impensables sin haberse apoyado en otros preexistentes; por ejemplo, el rock & roll debe su existencia al rythm & blues, el cual tiene su origen en los géneros jazz y blues, que a su vez se apoyan en el espiritual afroamericano, cuyo germen son las adaptaciones de himnos cristianos hechos por los esclavos afroamericanos en el s. XVIII… y así hasta los albores de la humanidad.

Por tanto, es muy complicado, por no decir imposible, crear algo totalmente original. Para los expertos, cuando hay ocho o más notas continuadas iguales, puede haber plagio y, consiguientemente, violación del copyright, pero la realidad es que muchas veces es muy difícil trazar una línea entre plagio e inspiración.

Cuando Paul McCartney se despertó una mañana de 1964 con la melodía de Yesterday en la cabeza, pensó que era demasiado buena para haberla compuesto él y que su subconsciente le estaba jugando una mala pasada. Como él mismo declaró: "Durante cerca de un mes fui a ver gente del negocio de la música, preguntándoles si conocían esa melodía. Fue como si hubiera encontrado algo que debía entregar a la policía. Pensé que si en unas semanas nadie la reclamaba entonces sería mía”. 50 años más tarde, Yesterday ha sido versionada, que no plagiada, por más de 3.000 artistas y es la canción más radiada de la historia.

Si distinguir entre inspiración y plagio no es fácil, ocurre todo lo contrario cuando se traza la línea entre plagio y versión o cover: cuando se plagia, se presenta como propia una obra ajena, derechos incluidos, y cuando se hace un cover, se respetan los derechos de propiedad intelectual de los autores originales.

La lista de demandas por plagio es inabarcable en estas líneas. Cabe decir que las discográficas han optado por llegar a acuerdos extrajudiciales con los demandantes para evitar la mala prensa (o mantener parte de los derechos, incluyendo como coautores a los propietarios de los derechos). Repasemos alguno de los casos más sonados, y otros recientes, de plagios en el mundo de la música. Juzguen ustedes mismos:

1 'Blurred Lines' (2013) de Robin Thicke y Pharrel Williams vs. 'Got to give it up' (1977) de Marvin Gaye

Quizá este sea el caso más sonado de los últimos años. Los herederos de Marvin Gaye denunciaron a Thicke y Williams por haber plagiado en Blurred Lines el éxito de 1977 Got to give it up, de Gaye. El propio Thicke declaró en una entrevista que “Pharrell y yo estábamos en el estudio y yo le dije que una de mis canciones favoritas de todos los tiempos era Got to give it up. Le dije «maldita sea, tenemos que hacer algo como eso, algo con ese groove»”. Parece que esa inspiración directa se les fue de las manos y fueron condenados a pagar 7,4 millones de dólares a los hijos de Marvin Gaye.

2 'Viva la vida' (2008) de Coldplay vs. 'Heaven' (1973) de Cat Stevens vs. 'Francés limón' (2002) de Enanitos Verdes vs. 'If you could fly' (2004) de Joe Satriani vs. 'The song I didn’t write' (2007) de Creaky Boards

La archiconocida y mega machacada canción de Coldplay solamente fue denunciada por Satriani, con el que llegaron a un acuerdo extrajudicial del que nunca se han aclarado los términos. Al no haber precedente tras el acuerdo, los otros tres artistas decidieron no emprender acciones judiciales, pero las sospechas de plagio sobrevuelan al menos sobre tres canciones más.

Yusuf Islam (anteriormente conocido como Cat Stevens) incluso llegó a hacer declaraciones perdonándoles por haberle copiado la canción porque, a su parecer, no cree que lo hiciesen a propósito. Un majo.


 

 

3 'Ice, Ice Baby' (1990) de Vanilla Ice vs. 'Under pressure' (1982) de David Bowie & Queen

He aquí un claro ejemplo de morro infinito que, además, convirtió al cantante en el hazmerreír de la industria en los años 90: Vanilla directamente sampleó Under Pressure sin pedir autorización ni acreditar a los autores. Los representantes de Bowie y Queen amenazaron con una demanda, a lo que Vanilla contestó que no era un plagio porque –sí, amigos– había añadido una nota a la composición original. Como no había manera de defender el caso, no le quedó más remedio que acreditarles como autores y pagar una cantidad nunca revelada pero presumiblemente alta.

Pero no acaban ahí los problemas. El rapero Mario “Chocolate” Johnson reveló que había ayudado a componer la canción y le denunció por no acreditarle en la composición. Los tribunales le dieron la razón y la buena noticia para el público es que, con el dinero que ganó con la demanda, desarrolló junto a Suge Knitht Death Row Records, discográfica de raperos como Dr. Dre, Snoop Doggy Dogg o Tupac Shakur.

 

4 'Bittersweet Symphony' (1997) de The Verve vs. 'The last time' (1965) de The Rolling Stones

La historia de Bittersweet Symphony no podría hacer más honor a su nombre. Fue el mayor éxito del grupo The Verve y la razón de su disolución.

La banda pidió permiso para usar un sampler de 5 notas de la versión instrumental grabada por Andrew Loog Oldham (mánager de los Stones hasta 1966) del tema The last time, pero se les fue de las manos y acabaron prácticamente poniendo letra a la grabación. Allen Klein, propietario de los derechos de The Last Time, demandó a The Verve y llegaron, de nuevo, a un acuerdo extrajudicial por el que Richards y Jagger fueron acreditados con el 100% de los derechos de la canción. The Verve no solo no ganaron nada con Bittersweet Symphony, sino que también se les quitó el control de la canción.

Richard Ashcroft declaró que Bittersweet Symphony "… es la mejor canción que Jagger y Richards han escrito en los últimos 20 años". Después de todas estas idas y venidas, Ashcroft sufrió una crisis nerviosa y el grupo se disolvió

5 'Creep' (1992) de Radiohead vs. 'The air that I breathe' (1973) de The Hollies

 

El primer éxito de Radiohead estuvo tan, pero tan, influido por The air that I breathe, compuesto por Albert Hammond y Mike Hazlewood, que incurrieron en una violación de copyright. Tom Yorke alegó que su intención no era plagiar a The Hollies, sino homenajear a la banda, pero no coló y la demanda se saldó con Hammond y Hazlewood figurando como coescritores de Creep, amén de una compensación económica.

6 'Will you be here?' (1992) de Michael Jackson vs. 'I cigni di Balakà' (1986) de Al Bano vs. 'Bless you' (1939) de The Ink Spots

Un estribillo con 37 notas iguales y 9 diferentes. Ante semejante evidencia, Al Bano denunció a Michael Jackson, que fue condenado en 1999 a pagar dos millones de euros al artista italiano. Sin embargo, dos años más tarde y tras las apelaciones de los abogados de Jackson la denuncia quedó desestimada, alegando que ambos cantantes se habían inspirado para sus creaciones en una antigua canción tradicional india. Eso sí, parece ser que la canción india fue muy popular, porque podemos rastrear estas mismas notas hasta llegar a Bless you de The Ink Spots; un ejemplo más de la espiral en la que andamos metidos.

7 'Hips don’t lie' (2006) de Shakira & Wyclef Jean vs. 'Amores como el nuestro' (1992) de Jerry Rivera. 'Waka Waka' (2010) de Shakira vs. 'El negro no puede' (1982) de Las chicas del can

Tras la publicación de Hips don’t lie se desató la polémica, porque las trompetas de la canción eran clavadas a las de Amores como el nuestro, interpretada por el puertorriqueño Jerry Rivera. Se armó tal revuelo que la discográfica de este último emitió un comunicado aclarando que Sony Music pidió permiso al autor de la canción, Omar Alfanno, y que además este figura en los créditos. Vanilla, toma nota de cómo se hacen las cosas.

No obstante, su canción más famosa copió tal cual un estribillo célebre años atrás en su país de origen, el que pertenece a El negro no puede de Las chicas del can; aunque las denuncias sobre esta canción no paran ahí y llegan incluso a canciones tradicionales africanas. Sin duda, la colombiana sabe cómo rastrear el talento de otros para componer fragmentos pegadizos y con los que ponerse a bailar.


8 Oasis vs. el mundo

Oasis tiene tantas acusaciones y demandas por plagio que hemos decidido dedicarles un apartado a ellos solitos. Marc Bolan, Gary Glitter, Stevie Wonder, Serge Gainsbourg… les ha denunciado hasta Coca Cola por plagiar un jingle de 1971 propiedad de la compañía. Eso sí, nadie ha pasado por tantas acusaciones sin despeinarse y con la arrogancia de Noel Gallagher, que llegó a declarar en relación al tema: “No me importa. Iré al cielo, Dios es fan de Oasis”.


9 'Marta tiene un marcapasos' (1986) de Hombres G vs. 'At The Zoo' (1968) de Simon & Garfunkel

La canción con la que atormentaron mi tierna infancia es muy sospechosa de plagio. No se demandó, quizá por desconocimiento, pero comparar la melodía de ambas canciones es más que suficiente para darse cuenta de que a los Hombres G les gustaba Simon & Garfunkel.

10 'Girlfriend' (2007) de Avril Lavigne vs. 'I wanna be your boyfriend' (1977) de The Rubinoos

Los Rubinoos denunciaron a la canadiense, que declaró que no había plagiado la canción porque no conocía al grupo. Por desgracia para Lavigne, la letra, la métrica y el ritmo, especialmente del estribillo, eran tan parecidos que no coló su explicación.


11 'Come as you are' (1991) de Nirvana vs. 'Eighties' (1985) de The Killing Joke vs. 'Life goes on' (1982) de The Damned

Kurt Cobain copió el riff de guitarra de Eighties para componer Come as you are, uno de sus éxitos más conocidos. Esto es así. Sorprendentemente, Jaz Coleman, líder de The Killing Joke, no denunció el plagio porque le pareció suficiente la confesión de los miembros de Nirvana, quienes admitieron haberle copiado el riff. Al parecer, era lo único que él quería oír.

El debate continúa con Life goes on de The Damned (banda que, por cierto, coincidió en tiempo y espacio con The Killing Joke). ¿Es entonces Come as you are una copia de una copia? Como hemos dicho, el debate continúa…

12 'El taxi' (2014) de Osmani García feat. Pitbull vs. 'Murder she wrote' (1993) de Chaka Demus & Pliers

El dúo jamaicano Chaka Demus & Pliers denunció en 2015, y con toda la razón del mundo, a Pitbull por fusilar su canción Murder she wrote. No se sabe aún cómo va el proceso legal ni qué cantidad de dinero se demanda, pero parece bastante claro que este caso supera la línea de la inspiración.

13 Y para terminar...

El caso más WTF de plagios de la historia no es otro que el de Pau Donés, que se plagia a sí mismo en los estribillos de sus canciones Depende y Bonito. Nunca ha demandado; todo queda en casa.

Autora: Marta Abella


Suscríbete al Newsletter

Demuestra que no eres un robot.

Responsable: Istituto Europeo Di Design, S.L. B-80813959

Finalidad: La información recopilada en el sitio web únicamente será utilizada para las siguientes finalidades:

Tipo de información que recopilamos (Legitimación):

Consentimiento expreso, o contrato. Recopilaremos los datos que se indican en el formulario, dicha información es necesaria para realizar las finalidades que se describen en el anterior apartado.

Destinatarios de tus datos:

Te informamos que a tu información accede el Istituto Europeo di Design, S.L. y las entidades del Grupo IED.

Derechos:

Tienes derecho a acceder, rectificar, cancelar y a oponerse a aquellos tratamientos que no desees, comunicándolo a: baja@madrid.ied.es, o cancelando tu suscripción desde los newsletters del IED

Si necesitas más información puedes consultarla aquí