Cargando Cargando

01 La voz revelada, una instalación íntima que recoge la poesía de la voz humana

  • Abre el Ojo
  • "Walkie Talkie"
  • Número 03 - 22 de diciembre de 2015
Irene Vicente
  • Irene Vicente

La voz revelada es una instalación interactiva creada específicamente por los artistas visuales Julia Jorge, Mercedes Marín y Havi Navarro para la capilla del Museo Interactivo de la Música – Málaga (MIMMA), como parte del proyecto colectivo del curso de Artes Digitales y Diseño de Experiencias del IED Madrid.

La instalación utiliza la propia voz del visitante para modificar el espacio arquitectónico a través de una proyección cenital, creando una experiencia íntima en el que el usuario es el director de su propia orquesta visual y sonora.

1 El reto: La voz como instrumento

“La voz humana es el más bello instrumento, pero es el más difícil de tocar”
Richard Strauss (1864 – 1949)

La instalación nació a partir de un encargo del Museo Interactivo de la Música – Málaga (MIMMA). Bajo la idea de La voz como instrumento, planteada por el artista Ernesto Estrella, el museo busca introducir en su colección instalaciones interactivas en diferentes espacios, sirviéndose de la voz como instrumento creativo.

La voz es el principal instrumento que dispone el ser humano para producir sonidos. Además de ayudarnos a comunicarnos con otras personas, también es el primer instrumento musical que el ser humano dispone que consigue convertir el cuerpo en una caja de resonancia. La propuesta del MIMMA era sencilla y a la vez compleja: explorar y descubrir las diferentes posibilidades que presenta la voz, contemplada y empleada como instrumento creativo.

2 La voz revelada, una instalación visual interactiva


La intervención planteada por Julia, Mercedes y Havi busca despertar la conciencia de lo que ocurre en nuestro cuerpo y nuestro entorno cuando hacemos vibrar las cuerdas vocales. Se exploran las cualidades invisibles de la voz como parte de la estructura material que nos rodea.

El proyecto se diseña para ser emplazado en uno de los espacios más especiales del museo, conocido como la capilla: una sala de pequeñas dimensiones y gran altura completamente revestida de negro. La voz revelada interviene el espacio con una instalación visual reactiva al sonido, que utiliza la propia voz de los visitantes para modificar el espacio arquitectónico.

La instalación se compone de una proyección cenital, que abarca completamente la superficie del pavimento horizontal. Esta proyección responde al sonido captado a través de un micrófono situado en el centro de la sala. Para ponerla en marcha, se necesita la participación activa del visitante: los sonidos emitidos por el usuario son la fuente principal de datos que dirige los visuales proyectados en el suelo.

dibujos_voz_reveladaPartiendo de la idea de representar la voz, los autores han utilizado el lenguaje de programación Processing para traducir en imagen dos parámetros del sonido, la frecuencia dominante y el volumen. El resultado ha sido una proyección circular con cuatro modos de visualización que cambia cada cierto tiempo.

La idea de generar una proyección circular no es aleatoria. Queríamos evocar el espacio íntimo personal mediante la proyección, y este espacio no nos lo podíamos imaginar cuadrado. Aunque esta instalación fue creada para un espacio concreto, creemos que hemos conseguido sobrepasar este input, ya que la proyección es tan potente que no perdería fuerza en una sala con otras características

Entre los proyectos que han inspirado a este grupo de jóvenes podemos encontrar la obra Magic Carpets del artista visual Miguel Chevalier. Sus alfombras de luz rompen con la idea de proyección clásica e integran la proyección en el espacio arquitectónico.

Partiendo de este proyecto, fueron las propias características de la capilla las que terminaron de completar la idea de la instalación, querían trabajar con una proyección que se integrara en el espacio generando un espacio íntimo y privado. Los tres creadores se mostraron de acuerdo en que la obra debía responder a una estética minimalista y tratar de ser lo más transparente posible, una representación directa del sonido. Para ello, se decidió dibujar con la luz blanca que aporta directamente el proyector sobre un fondo negro que se funde con el espacio.

Un mismo discurso completado por tres voces. Esta es la sensación que se tiene cuando escuchas a Julia, Mercedes y Havi hablar de este proyecto. En sus palabras, todo es extremadamente sencillo y claro. Los tres imaginaron el proyecto de la misma manera y los tres participaron con igual intensidad en las distintas fases de creación de la pieza. También de parte de los tres un profundo agradecimiento a Kike Ramírez por su valiosa ayuda técnica al proyecto.

La voz revelada. AEO 3

Havi Navarro, Julia Jorge y Mecedes Marín, creadores de “La voz revelada”