Cargando Cargando

Expo Milán 2015 “Feed the Planet”. Food in progress IV

"Feed the Planet" es el título que guía la Expo Universal de 2015. Siendo así, teníamos que ir. Aquí os dejamos la reseña gastronómica, preludio de la guía

5 de mayo de 2015 - Milán Expo 2015 

Llegamos un martes por la mañana a la estación de Rho Milano para encarar una jornada completa en la recién inaugurada Expo Universal de Milán 2015, con unas expectativas muy altas gracias a su tema, Feed the Planet, que prometía saciar cuerpo y alma.

En torno al Decumeno, la vía que hacía de columna vertebral de la Expo, se iban extendiendo los pabellones nacionales, siempre en competencia arquitectónica y este año también gastronómica. Pabellón tras pabellón íbamos analizando la oferta cultural, reducida en muchos casos a pura publicidad turística. Pero la guía con las maravillas y despropósitos os la mostraremos en la revista Abre el Ojo, y aquí nos centraremos en la hora de comer.

Después de recorrer un montón de pabellones, en muchos de los cuales pudimos degustar pequeñas “tapas” de sus productos regionales (quesos en Holanda, tarta de manzana en Rusia…), llegó la hora de comer. Las opciones eran muchas, a pesar de varios puestos aún por terminar, y en general más homogéneas de lo que nos imaginábamos. Nos encontramos decenas de pequeños puestos de comida diseminados por toda la Expo, con unos precios bastante asequibles, pero de comida italiana (a la que nos entregamos con sumo gusto fuera de la Expo), fast food, carritos cutre con poca elección y similares.

Birria en el Pabellón de México

Se echa en falta una mayor gama de alternativas, especialmente más exóticas sin tener que entrar en los restaurantes de cada uno de los pabellones, atestados de por sí. Visto esto, acabamos por casualidad en el restaurante de México “Bésame Mucho”. Corta espera, atención agradable, pero con mesas muy juntas y se notaba la urgencia para dejar sitio al siguiente. Los precios muy abultados y las raciones escasas, un restaurante con pretensiones de gourmet, pero que se quedaba en un mexicano caro y del cual salías con hambre sí o sí; bueno, la otra opción era gastarte 100€ y no estábamos por la labor, ya que el precio de las bebidas no estaba en la carta (la cerveza Corona costaba 6€, por ejemplo) o el precio del cubierto no aparecía por ningún sitio (3€). En fin, salimos con hambre y cabreados.

En cuanto a la oferta de comida en tienda, algunas curiosidades exóticas en los pabellones nacionales: excelencia italiana en sus pabellones regionales, desconcierto en algunos clusters, desde la ausencia de especias en el de las especias, a maravillas en el de chocolates y cacao. Y un gran supermercado Coop, publicitado como el supermercado del futuro, con información digital de los alimentos, no muy novedoso pero al menos una forma diferente y atractiva de mostrar visualmente las características del producto, y donde comprar bebida y algo más a un precio asequible.

Por último, algunos consejos: merece la pena perderse por los pabellones de las regiones italianas, los más implicados con mostrar excelencia, y donde se pueden hallar pequeñas joyas como los poco visibles helados de la inigualable Universidad del Gusto (Cuneo), además de otras delicias. Es muy penoso ver cómo McDonalds se llena en este contexto, evitadlo y no desesperéis si todo está lleno, los americanos ya se han preocupado por su producto patrio en Food Trucks tras su pabellón, y en los laterales de la expo quedan muchos bares vacíos y tranquilos, que pueden ser una buena opción si el hambre aprieta, igual que muchos pabellones del inicio del recorrido, como el belga, donde tomarse una buena cerveza.

Os aconsejamos algunas visitas: Brasil, Corea del Sur, Japón (id rápido para evitar colas) y os citamos para la guía en Abre el Ojo. Os deseamos buena Expo.

 

 

35144

Puedes seguir nuestro tour en:

Suscríbete al Newsletter

Demuestra que no eres un robot.

Responsable: Istituto Europeo Di Design, S.L. B-80813959

Finalidad: La información recopilada en el sitio web únicamente será utilizada para las siguientes finalidades:

Tipo de información que recopilamos (Legitimación):

Consentimiento expreso, o contrato. Recopilaremos los datos que se indican en el formulario, dicha información es necesaria para realizar las finalidades que se describen en el anterior apartado.

Destinatarios de tus datos:

Te informamos que a tu información accede el Istituto Europeo di Design, S.L. y las entidades del Grupo IED.

Derechos:

Tienes derecho a acceder, rectificar, cancelar y a oponerse a aquellos tratamientos que no desees, comunicándolo a: baja@madrid.ied.es, o cancelando tu suscripción desde los newsletters del IED

Si necesitas más información puedes consultarla aquí