Concierto 2.0: El futuro de la música está en la nube

Las actuaciones en directo están dejando de tener un alcance local para expandirse a nivel global a través de las nuevas aplicaciones tecnológicas. Los focos ya no se centran en lo que sucede en el escenario sino en las múltiples posibilidades de la viralidad de las redes sociales o en el futuro impacto del Big Data en la industria.

rio_piiwac.info

Sobre las tablas unos músicos entregados ofrecen lo mejor de sí mismos ante un público que disfruta el evento compartiendo la experiencia mediante sus fotos e impresiones en Internet. En la platea se vive un concierto 2.0, alternativo al concepto clásico de actuación. Miles de impactos se suceden por todo el mundo aportando una información valiosa, cualificable y cuantificable. En ese momento se abre un sinfín de posibilidades para gestionar y monetizar esa información.

El pasado 8 de marzo durante el concierto de Kitty, Daisy & Lewis en la madrileña Joy Slava se redactaron varios miles de tuits. Uno de ellos se escribió desde una pequeña población gallega, donde habían escuchado el directo a través de una radio local amateur. Otros provenían de diferentes puntos de España. Una parte importante de estos tuits llegaron desde Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, Singapur o Japón.

KDL_DAVIDARIAS

Kitty, Daisy & Lewis durante su actuación en la Joy Eslava madrileña, que generó una avalancha de tuits en todo el mundo.

Las redes sociales globalizan el evento y abren nuevos nichos de mercado para bandas y promotoras de una manera eficiente y sencilla. No importa dónde te encuentres. Lo único necesario es generar y detectar las tendencias allá donde se encuentren. Y esa variable se obtiene a través de la información generada por los seguidores de una banda o de un producto.

La ingente información que producen ha convertido en tarea casi imposible ordenar, procesar y rentabilizar esos datos dispersos. La situación ha cambiado, el Big Data marcará unas reglas que llegarán a la industria musical para modificarlo todo.

Big Data es la pieza del puzzle que faltaba. Un potente software, accesible desde cualquier punto del planeta y en cualquier dispositivo, que sintetiza la información de la web 2.0 y la transforma en valiosos datos de mercado. Gracias a él, las promotoras y las discográficas pueden tomar diferentes iniciativas, desde planificar circuitos de conciertos hasta detectar escenas musicales locales donde invertir en talento y promoción.

escenario-vacio_nosgustalamusica

La información generada desde tuits, blogs, posts de Facebook, datos de Linkedin y fotos de Instagram o Pinterest puede ser procesada para ofrecer al público la experiencia musical que demande en cada momento. La industria aún no ha apostado en firme por estas tecnologías y en parte se debe por el elevado coste que suponen. Un problema que puede enfocarse mediante dos puntos de vista diferentes.

Por un lado, está el aspecto financiero. La información cuesta y genera dinero. Una de las cualidades del Big Data es que los datos obtenidos son una suculenta tentación en manos de cualquier analista. La minería de datos es un gran negocio si se cuenta con importantes bases de datos bien trabajadas con un público estructurado, activo y fiel que aporte información sobre hábitos de consumo.

Por otro lado, están la cuestión de la expansión y la apertura de nuevos mercados. En el mundo del espectáculo visibilidad equivale a poder. Con las herramientas anteriormente descritas se puede generar una poderosa expectativa en torno a un evento o una banda musical en concreto. Esa expectativa genera mayores giras y taquillas. Una manera de estimular los conciertos y eventos en localidades no señaladas en el típico mapa de las giras o en grandes capitales.

moviles-concierto-ReasonWhy.es_

Estudiar y controlar la viralidad de los eventos provoca que el impacto sea global. La visibilidad genera una fuerte imagen de marca y una fidelización de seguidores que fantasean con lo que han podido experimentar desde sus dispositivos electrónicos. Es importante tener en cuenta los medios de comunicación convencionales únicamente como generadores de la base del total de impactos. El poder omnipresente del #hagstag le convierte en el camino más corto entre el futuro espectador y el evento.

La gestión de esta información debe ser acompañada de una experiencia. Es algo que tampoco se debe descuidar. Es importante no fiarlo todo a los fríos datos y ofrecer espectáculos diferentes que generen emociones.

Un ejemplo de ello es la Red Bull Academy Music Bass Camp, celebrada en Madrid durante el pasado mes de febrero. La marca de refrescos auspicia a músicos bajo su sello y organiza eventos por todo el mundo con la música y la promoción de su bebida como respaldo. Sus fiestas se retransmiten en directo a través de su propia web, redes sociales, blogs y medios de comunicación a través del hagstag: #madridbasscamp. Mediante esta difusión de sus eventos ha generado una masa de seguidores que consume vorazmente la imagen de marca que le transmiten las redes sociales e Internet. Su secreto es ofrecer algo digno de compartir y los medios para hacerlo.

basscampmad_davidarias

#basscampmad fue el hagstad de la Red Bull Music Academy Bass Camp durante el tercer fin de semana de febrero.

Todas estas nuevas posibilidades tecnológicas confluyen en un hábitat común. Se trata de la nube. El sistema de almacenamiento online que permite analizar y guardar los datos del Big Data, generar información a través de webs y blogs, almacenar material de grabación, y vender entradas a través de canales de venta especializados. Todo disponible mediante contraseña a cualquier hora y con una seguridad garantizada.

Abre el Ojo no tiene dudas. El futuro de la música se encuentra en la nube suceda lo que suceda sobre el escenario.

Texto: David Arias

Suscríbete al Newsletter

Demuestra que no eres un robot.

Responsable: Istituto Europeo Di Design S.L

Delegado de Protección de datos: jgarnica@prolaw.es

Finalidad: La información recopilada en el sitio web únicamente será utilizada para las siguientes finalidades:

Tipo de información que recopilamos (Legitimación):

Consentimiento expreso.

Destinatarios de tus datos:

Sólo se realizan cesiones de datos a terceros integrados en el propio grupo IED. En caso de realizarlas a otros terceros, le solicitaremos su consentimiento expreso previo.

Derechos:

Si lo desea puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, portabilidad y limitación de aquellos tratamientos que usted no desee. Puede encontrar el modo de proceder en nuestra política de privacidad.

Información adicional: Política de privacidad