Cargando Cargando

05 Un mañana de cine

  • Abre el Ojo
  • "This is Tomorrow"
  • Número 09 - 6 de Junio de 2017
Pedro Medina
  • Autor: Pedro Medina

El futuro es un horizonte de posibilidades, senderos que se bifurcan y a los que todos nos asomamos para construirlo o, simplemente, soñarlo. En la elaboración de estos universos ha tenido una gran influencia el cine durante más de un siglo, por lo que nos parecía importante entregaros nuestra lista de clásicos irrenunciables -entre los miles que hay- para distraernos contemplando cómo el cine proyectó el futuro.

Y para hacerlo, hemos seguido un criterio: privilegiar aquellas películas que, por muy disparatadas que sean, pertenecen al género de la ciencia-ficción y no al de fantasía, es decir, tienen una base científica en la construcción de su universo futuro y no son simplemente fruto de la imaginación; aunque la barrera entre ambos géneros no sea muy nítida en muchos casos. 

 ¿Cuál sería tu lista para asomarnos al futuro?

1 Período de entreguerras

Desde muy temprano el futuro ya aparece como promesa o amenaza, utopía o distopía. Sin duda, el referente más famoso en los albores de esta historia es Metrópolis, donde Fritz Lang trasladó las diferencias de clases y los miedos a la tecnología a una sociedad de masas del futuro. Sin embargo, merece la pena destacar también Things to come, que narra hechos futuros desde el año de aparición de la película hasta 2036, profetizando las devastaciones de la inminente II Guerra Mundial, una realidad dominada por la tecnocracia y el alba de la aventura espacial en esta sociedad de 2036 llamada “Communication World”, donde observamos la apropiación de un estilo de la Antigüedad Clásica para un ideal armónico en un contexto futurista.

  • Metrópolis (1927)
  • High Treason (1929)
  • Buck Rogers (1933)
  • Things to come (1936)


2 Tras la II Guerra Mundial

Restauración del orden y recuerdo de los totalitarismos, apocalipsis y nacimiento de nuevas eras, de los que ya se hizo eco la literatura y que vemos reinterpretados en muchos casos en estas obras con verdaderas joyas distópicas, desde un mundo en el que se persiguen los libros, en Fahrenheit 451; a uno de los mejores finales de la historia del cine en El planeta de los simios, a otra de las obras maestras indiscutibles: 2001: A Space Odyssey. No es casual cuando tenemos a genios fascinados por el género como Truffaut y Kubrick, o incluso Tati, capaz de ironizar brillantemente sobre los avances de la tecnología en Mon Oncle.

  • Mon Oncle (1958)
  • La máquina del tiempo (1960)
  • Fahrenheit 451 (1966)
  • Space 1999: Journey to Where (1966)
  • Cyborg 2087 (1967)
  • El planeta de los simios (1968)
  • 2001: A Space Odyssey (1968)



3 Distópicos años setenta

Las distopías ya no son necesariamente totalitaristas, pero el malestar fue creciendo en esta década. En efecto, el miedo generado por la Guerra Fría se deja sentir en una sociedad que teme el presente mientras el futuro no genera más que ansiedad. Así surge otra obra maestra como La naranja mecánica y su sociedad ultraviolenta, pero también futuros postapocalípticos y despiadados como el mostrado en Mad Max, pasando por la honda Solaris de Tarkovsky.

  • La naranja mecánica (1971)
  • THX 1138 (1971)
  • Solaris (1972)
  • La fuga de Logan (1976)
  • Mad Max (1979)


4 La imaginación al poder en los ochenta

Probablemente es la década dorada de la ciencia-ficción, no predominando un tema en concreto ni estilo (de Gilliam a Scott o Zemeckis), si bien los avances científicos están de fondo en prácticamente todas las películas. Así, vuelven los totalitarismos en 1984, la animación llega a cotas de perfección formal y complejidad narrativa con obras como Tron o Akira, pasando por verdaderos hitos del género como las maravillosas Blade runner y Brazil, hasta llegar a una de las sagas más populares: Regreso al futuro.

  • 1997: Rescate en NY (1981)
  • Blade runner (1982)
  • Tron (1982)
  • 1984 (1984)
  • Brazil (1985)
  • Akira (1988)
  • Regreso al futuro 2 (1989)
  • Demolition man (1989)

5 El miedo a la tecnología en los noventa

Esta década también se caracteriza por el terror, si bien su procedencia puede ser variada, de virus capaces de acabar con la Humanidad a pensar los límites de la robótica o de la manipulación genética. Si a todo ello le añadimos el ambiente catastrofista que rodeó la llegada del año 2000, las amenazas para la Tierra se multiplican y, por ende, la eliminación de todo futuro, bien en forma de armagedón de asteroides u otras formas de invasión alienígena. En este ambiente, y a raíz de películas como Terminator 2 surgen historias donde los efectos informáticos imperan, pero puestos al servicio del relato, del que quizás Matrix es su mayor exponente, siendo la reflexión el denominador común en películas como Ghost in the Shell, Doce monos o Gattaca.

  • Juez Dredd (1990)
  • Desafío total (1990)
  • Terminator 2 (1991)
  • Nirvana (1993)
  • Ghost in the Shell (1995)
  • Días extraños (1995)
  • Doce monos (1995)
  • Gattaca (1997)
  • El quinto elemento (1997)
  • El hombre bicentenario (1997)
  • Matrix (1999)


6 Un siglo con sueños y pesadillas variados

El nuevo siglo viene cargado de remakes más que de ideas originales, y los miedos se imponen a las esperanzas, permaneciendo algunos como el pánico ante la tecnología, si bien van imponiéndose otros donde las sensibilidades medioambientales o la amenaza a nuestra seguridad procedente del terrorismo (liberador incluso en V de vendetta) van abriéndose paso. Ocurre lo mismo con los estilos, desde la cuidada y más filosófica Inteligencia artificial a la espectacular Avatar, que ofrece fantasías en 3D, hasta la irónica y tierna WALL-E, de mano de midas del cine como Spielberg, Cameron o Pixar, entre tantos otros.

  • Inteligencia artificial (2001)
  • Minority Report (2002)
  • Yo, Robot (2004)
  • Aeon Flux (2005)
  • V de vendetta (2005)
  • La isla (2005)
  • Hijos de los hombres (2006)
  • WALL-E (2008)
  • Avatar (2008)
  • El atlas de las nubes (2012)
  • Elysium (2013)
  • El juego de Ender (2013)
  • Transcendence (2014)

7 Extra credits: el mundo de las series

No hemos entrado en el mundo de los videojuegos, que necesitaría un artículo propio, y vamos a terminar manteniendo el formato fílmico, aunque cambiando de ámbito: las series de televisión, que en los últimos años han acaparado más protagonismo en la construcción de nuestro imaginario. Así, series longevas como Star Trek, que inició su andadura en 1966, más ligada a la fantasía que a otra cosa, nos han dejado anticipaciones sorprendentes y, sobre todo, la apertura de un campo para explorar el futuro de la Humanidad, bien con una ironía lacerante al servicio de criticar nuestro presente, en Futurama, o planteándonos un futuro realmente inminente en torno a las posibilidades y amenazas creadas por las emergentes tecnologías en Black Mirror. ¿Logras prever cuál será nuestro futuro?

  • Futurama (1999-2013)
  • Black Mirror (2012-2016)

 

Autor: Pedro Medina

Suscríbete al Newsletter

Al pulsar “Enviar” acepto el “Aviso legal” y la “Política de privacidad”. * Campos obligatorios