Cargando Cargando

09 El futuro en las manos

  • Abre el Ojo
  • "This is Tomorrow"
  • Número 09 - 6 de Junio de 2017
Angelica Paolieri
  • Autor: Angelica Paolieri

Para la industria, la innovación coincide normalmente con la automatización, con la sustitución del trabajador por máquinas o programas informáticos, mientras que en el mundo de la artesanía la innovación se considera la forma de potenciar los medios de los que dispone el trabajador, que, gracias a las nuevas tecnologías, mejora la calidad de sus herramientas, aunque sin llegar a sustituir nunca al artesano.

Si por un lado nuestra vida está más condicionada por la tecnología, la informática y la robótica; por el otro lado, en los próximos años el mundo del trabajo estará caracterizado por la creciente necesidad de profesiones basadas en competencias humanas, trabajos que las máquinas no podrán reemplazar.

La primera característica que no puede sustituir una máquina es la manualidad, y aunque la máquina pueda mejorar los procesos productivos, las nuevas técnicas siempre dependerán de una mente capaz de concebir la innovación. Además, para que estas competencias puedan ser conocidas y aprovechadas por un público de consumidores, es necesaria una correcta comunicación del producto.

Varios estudios relativos a las tendencias ocupacionales en los países, principalmente europeos, afirman que la artesanía y en general los trabajos que se fundan en el “saber hacer” con las manos, estarán entre las figuras ocupacionales más buscadas en la próxima década.

El “saber hacer” se considera un formidable instrumento de crecimiento e innovación, indispensable en el sector de manufacturas, siempre que sea potenciado con los nuevos saberes tecnológicos. Si la artesanía como sector quiere crecer, la dirección a seguir es la de conjugar la creatividad, la habilidad manual y, al mismo tiempo, empaparse de las técnicas digitales y de las potencialidades de la red.

Esta nueva dimensión de la artesanía tiene una fuerte repercusión tanto a nivel local como global, hasta que de hecho pierde importancia esta anticuada antinomia, y se concreta el abstracto concepto de mercado glocal.

Por un lado, la artesanía crea nuevas fuentes de ingresos a los tradicionales talleres de gestión individual y venta directa, y también a pequeñas empresas familiares que operan en un ámbito local. Entonces la presencia de un taller artesanal es creación de ingresos y bienestar en una comunidad local.

Por el otro, la tendencia de las mayores páginas web de e-commerce es reservar a la artesanía una distribución globalizada, pero sin perder sus peculiaridades cualitativas basadas en el conjunto tecnología-tradición.

La primera página web que se dedicó al mercado de productos artesanales fue Etsy, que nació hace ya doce años en Estados Unidos, para poner en contacto a joyeros, diseñadores de bolsos y ebanistas con clientes de todo el mundo. Ahora cuenta con más de un millón de artesanos.

En Europa una de las plataformas más conocida es la alemana DaWanda, pero el éxito de esas webs ha sido tal que los gigantes de la venta online Amazon y eBay han abierto sus propios apartados para artesanos.

La idea que está en la base del servicio de Amazon Handmade, declarada por los propios responsables, es que el servicio permita conectar a los artistas con su potencial público, darles más visibilidad en Internet y también darles la posibilidad de explorar nuevos mercados exportando sus productos.

Todo esto con el propósito de ofrecer un artículo único y diferenciado, no hecho en serie y siempre que su empresa no cuente con más de 20 empleados.

Estas tendencias siguen subrayando el hecho de que los productos nicho, hechos a mano y a medida, están siempre más valorados por los consumidores y buscados en el mercado global. Aplicarles tecnologías y las posibilidades de una distribución mediante la red, es dar a estos productos un éxito cierto.

Los mercados on-line favorecen las ventas de los productos artesanales y de las producciones a pequeña escala, destinadas a satisfacer las exigencias de un número siempre creciente de personas que prefieren una producción hecha a medida, local y que siga una conciencia ambiental a una producción en masa.

La demanda está orientada hacia unos productos reales, tangibles de calidad y de larga duración. Por este mismo motivo, una buena perspectiva que está abriendo es el sector de manutención y reparación de dichos artículos. Además, se ve favorecida por la conciencia social en temas como el reciclaje y la reducción de desechos y la experimentación con nuevos materiales más sostenibles.

Cabría pensar que la revalorización de lo artesanal responde a una especie de rebelión contra la producción en masa, pero se trata de un fenómeno más complejo.

Mucho depende del tipo de consumidor. El que se acerca a la artesanía online tiene un perfil joven, moderno y cualificado, que busca ideas avanzadas, frescas y que tengan un valor humano tangible.

Otros factores que afectan en esta época de la artesanía son el concepto de producto y la imagen de la marca; y aquí entra en juego el artesano digital, que se ocupa de la parte más creativa del proceso y que es capaz de averiguar mediante análisis de mercado el target de público y comunicarle la marca.

Son estas las características que tendría que tener el nuevo taller: un espacio donde la sinergia entre conocimientos tradicionales y digitales permita a un sector muy afectado por la producción masiva, cambiar, crecer y reinventarse.

Los artesanos tradicionales, si se quedan atrapados en la estructura clásica, difícilmente serán capaces de dar valor a su trabajo, porque el futuro es de quienes realizan diseños innovadores, captan a un público adecuado y saben comunicarlo. Entonces ya no es solo “saber hacer”, sino “saber innovar” y “saber comunicar”.

El trabajo artesano no consiste en guardar acríticamente el pasado, consiste en renovarse en el tiempo, aceptando el reto de la tecnología sin nostalgia y, sobre todo, sin perder la historia personal que está detrás de un producto.

 

Autora: Angelica Paolieri

Suscríbete al Newsletter

Al pulsar “Enviar” acepto el “Aviso legal” y la “Política de privacidad”. * Campos obligatorios