Cargando Cargando

Un paseo sensorial por el Bosco

El Museo del Prado instala “Jardín Infinito”, una ambiciosa videoinstalación que se podrá ver hasta el próximo 2 de octubre.

Una forma de escapar del calor que sufrimos en Madrid es aventurarse a un viaje virtual. La tecnología más avanzada y el arte del Renacimiento se unen para versionar el tríptico de El Bosco El Jardín de las delicias en la videoinstalación contemporánea El Jardín infinito del artista Álvaro Perdices y el cineasta Andrés Sanz.

La iniciativa se debe a la celebración del V centenario del Bosco, que cuenta con un espacio con 18 proyectores en un perímetro de 360º, un prisma central y 16 pistas de sonido, que te introducirán en un mundo en el que caminar, compartir y percibir sensorialmente el Paraíso, el Jardín y el Infierno de seres, criaturas y cuerpos desconocidos del Jardín de las delicias.

La famosa obra del pintor holandés engloba diferentes mundos pictóricos al compás de una recreación musical de la mano de Santiago Rapallo y Javier Adán. En total un trabajo que ha sido realizado en el tiempo récord de seis meses y en el que la meta ha sido la de destacar los múltiples y mínimos detalles, que a simple vista pasan desapercibidos, de manera que al ordenarlos construyen un viaje a través del cuadro.

El carácter de miniatura del cuadro siempre va acompañado de un elemento de misterio y probablemente el hecho de que sepamos tan poco de la obra es lo que ha permitido soñar y viajar sin ninguna idea preconcebida. Uno de los retos era conseguir un universo sonoro propio para situar al espectador, como un personaje más, dentro de la obra y esto se ha logrado mediante imágenes fragmentadas, cambios de escala y sorprendentes micronarrativas que despiertan una percepción única del cuadro.

Irene Díaz-Tendero

Suscríbete al Newsletter

Al pulsar “Enviar” acepto el “Aviso legal” y la “Política de privacidad”. * Campos obligatorios

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com