Cargando Cargando

Javier Chozas: El tiempo digital

¿Nuestro mundo digital está reproduciendo el omnipresente control previsto por Orwell en 1984?, ¿somos cómplices de ello?, ¿qué papel puede tener el arte para hacerlo visible?... Estas y otras preguntas son planteadas por Javier Chozas en 'El tiempo digital. Narciso narcotizado'.

¿Nuestro mundo digital está reproduciendo el omnipresente control previsto por Orwell en 1984?, ¿somos cómplices de ello?, ¿qué papel puede tener el arte para hacerlo visible?… Estas y otras preguntas son planteadas por Javier Chozas en El tiempo digital. Narciso narcotizado.

1984 de Orwell da pie a Javier Chozas para reflexionar sobre nuestra relación actual con el mundo, la forma en la que lo percibimos y cómo nos relacionamos. Así, desde la reflexión teórica activada y varios ejemplos artísticos, entre los que se encuentran varias obras del propio autor del libro, se lanza a preguntarse: “¿podemos estar entre todos transformando la ficción distópica de Orwell en una realidad del futuro inmediato?”.

El mundo actual es mostrado en este libro como un universo marcado por un malestar subjetivo, fruto de las promesas constantes de felicidad vinculadas -como defiende Bauman en Libertad (1998)- a los objetos que consumimos. ¿Cómo escapar a la ansiedad que nos define?

Parte de este proceso se ha visto potenciado por el mundo digital, gracias a la accesibilidad y comodidad que ofrece, reforzando esa idea de B. Sainza Fraga: “Somos imágenes”. Ni que decir tiene que una imagen cuya naturaleza ya es desubicada y reproducible, y cuyo escenario es uno autónomo y deslocalizado -la pantalla- plantea no pocas preguntas. Toda esta constelación de elementos de configuración de realidad es vista aquí como evolución de lo ya tratado por Sartori -y otros como DebordLipovetsky y Serroy– sobre la televisión, aunque mostrando ahora un nuevo régimen del tiempo marcado por la urgencia y la inmediatez -una vez interiorizado el discurso de Virilio.

Este universo, y la atracción que despierta, es abordado por Javier Chozas para advertir sobre un lado oculto del sistema de comunicación: el control que se ejerce en las redes, no tanto como un sistema antiguo de vigilancia, sino que ahora el emana del individuo, que intercambia voluntariamente privacidad por comunicación. Este análisis estaría englobado en la falta de libertad que ya anunciaba Bauman en la sociedad de consumo, aunque ahora adquiere nuevas características.

 

Esto lleva a Chozas a investigar las estrategias de comunicación, reflexionando sobre lo que se ha denominado nuevo capitalismo socialafectivo en relación con el modelo productivo actual. La principal consecuencia de este proceso de personalización es un desarrollo sin precedentes del individualismo, una hipertrofia del ego responsable, en último término, del aumento exponencial de la autorreferencialidad.

Asimismo, Chozas introduce el concepto de tiempo digital, “entendido como un estado perceptivo de suspensión del tiempo incompatible con la idea de duración, y que convive sin problemas con otro estado perceptivo de profunda agitación y nerviosismo, el de presente expandido”. Se trata de un “estado de suspensión” como continuo flotar suspendido en el universo de los datos de Internet, que será percibido en este texto como nueva droga sustitutoria que cambia la relación entre el consumidor y los objetos de consumo.

Como señala Remedios Zafra: “La saturación de datos e imágenes con que llenamos nuestro tiempo en nuestros espacios conectados quiere (y puede) aniquilar el espacio vacío requerido para una toma de conciencia”. Así, políticas y estéticas se van entrecruzando en el texto de Chozas para hablar de placer,  transparencia, simultaneidad, ubicuidad… entre un tiempo real y uno digital, entre un concepto siempre confuso de “realidad” y la ilusión en la que vivimos, sin duda, no carente de atractivo y posibilidades, pero sabiendo también los peligros de ciertas dinámicas. Frente a esta inercia, plantea estrategias de recuperación, desde el campo del arte, del paréntesis, del tiempo vacío y constructivo, para, de algún modo, enfrentarse al imparable desarrollo del simulacro, de lo virtual.

Todo ello se completa con las fichas de distintas piezas artísticas del propio Javier Chozas, lo que muestra, en su conjunto, una experiencia sugerente y una buena oportunidad para reflexionar sobre fenómenos actuales, situándonos frente a sus riesgos o profundizando en las inmensas posibilidades que se están generando, para, en suma, hacernos siempre la pregunta ética sobre cuál es mi lugar frente a ello y cómo quiero pertenecer a estos procesos.

Javier Chozas: “El tiempo digital. Narciso narcotizado”, Madrid: Casa de Velázquez/Académie de France à Madrid, 2014.

Suscríbete al Newsletter

Al pulsar “Enviar” acepto el “Aviso legal” y la “Política de privacidad”. * Campos obligatorios