Cargando Cargando

Cristina García Rodero // PHotoEspaña 2017

El proyecto Lalibela, cerca del cielo se puede visitar hasta el 31 de julio en el Teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa.

Ponte los cascos y escucha esta pieza mientras lees el artículo. 

En un mundo repleto de fotografía (de arte, de vida) vacía, efectista, esquiva, lejana, saturada, posada, procesada…. De imitadores de los imitadores de Teller, Terry Richardson, Parr, de Wilde, McGinley… Encontrar a Cristina García Rodero es un milagro. Una fotógrafa, una mujer, que debería tener ya una cátedra en la universidad, un ministerio, un canal de televisión donde solo se viera su trabajo en loop. Española, mujer, miembro de Magnum, ganadora del W. Eugene Smith Foundation Prize, Premio Nacional de Fotografía de España en 1996… Encontrar y ver su nuevo libro-exposición sobre el complejo religioso cristiano ortodoxo etíope de Lalibela, también. Un milagro, nunca mejor dicho.

Una de los logros más importantes de estas imágenes, de esta exposición, es que logra crear una cadencia rítmica que te acaba atrapando si te dejas llevar. Ritmo en cada imagen, pausa, orden, espacio, espiritualidad, humanidad. Triángulos compositivos y retratos que parecen de arcilla. Cuerpos y almas. Una pieza casi musical formada por caras, arquitectura, cruces, telas, turbantes, ojos, túnicas blancas, metal. Fotografías de una temporalidad indefinida que podrían haber sido tomadas hace 200 años, como esas imágenes de tonos sepia de los primeros viajeros equipados con cámaras que visitaban lugares como las pirámides de Egipto. Otro mundo. Otro tiempo.

Los místicos, los eremitas, los ancianos, la fe. La miseria económica de la vida, la delgadez de los cuerpos, las risas, el Tiempo a los pies de esas iglesias del siglo XII construidas con el fin de recrear en miniatura, como una especie de parque temático religioso de la edad media, la ciudad sagrada de Jerusalén en África. Escarbadas en la tierra, abiertas al cielo. Construidas hacia abajo para llegar arriba. Y el trabajo de García Rodero hace que uno, de verdad, entre con ella, descalzo y con los ojos como platos.

Necesito olerlos, escuchar los latidos de su corazón” -afirmaba Cristina García Rodero en la presentación de su libro en La Fábrica. Y eso te dice más de ella y de sus fotos de lo que yo pueda decir en siglos. Esto también: “Mi relación con el mundo es a través de las emociones y de la curiosidad”.

Exposición Lalibela, cerca del cielo. Hasta el 31 de julio.
Foto: © Cristina García Rodero

Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa.
Plaza de Colón, 4

 

 

Iñigo de Amescua
@Blueinigo

 

 

Suscríbete al Newsletter

Al pulsar “Enviar” acepto el “Aviso legal” y la “Política de privacidad”. * Campos obligatorios